Hotel Casa-Chic Carmelo es el alojamiento ideal para quienes desean descubrir la ruta del vino en Uruguay

 

Rodeado de campos de olivos y viñedos, este destino cinco estrellas ofrece días de relax y experiencias gastronómicas a orillas del Río de la Plata

 

Ubicada a poco más de 1 hora de Colonia de Sacramento, Uruguay, la pequeña localidad de Carmelo alberga una de las rutas más deseadas por los amantes del buen vino en Sudamérica.

 

Es en esta región, tradicional destino vacacional de uruguayos y argentinos, donde se ubican las bodegas más conocidas del país, muchas con alojamiento, restaurantes y hermosos campos verdes para horas de pura contemplación.

 

Una de ellas es Bodega Buena Vista, inaugurada en 1949 y ubicada junto a un oasis a orillas del Río de la Plata, Casa-Chic Carmelo. Este encantador hotel de 24 habitaciones, entre suites, estudios y casas de playa, todas decoradas individualmente y con vistas panorámicas del Río de la Plata, está rodeado de viñedos y olivos, y ofrece días de descanso y buena gastronomía, además de experiencias en el campo y en el agua.

 

Casa-Chic Carmelo abrió hace 10 años y forma parte de la cadena del mismo nombre, que también cuenta con un hotel en José Ignacio, también en el barrio de Palermo de Buenos Aires, así como Condominio Médanos de Punta Gorda, una propiedad de 500 hectáreas donde se ubican Casa-Chic Carmelo y Bodega Buena Vista, además de un puerto y un campo de golf - uno de los mejores de América Latina, diseñado por Randy Thompson.

 

Una vez allí, Casa-Chic Carmelo puede brindar una experiencia íntima y privada para sus huéspedes en escapadas cortas de fin de semana o incluso para una temporada de vacaciones más larga.


Desde descansar en la piscina infinita o en las finas arenas de la playa privada frente al hotel, los visitantes pueden degustar las delicias del menú de alguno de sus tres restaurantes o pasear en bicicleta por la propiedad y luego detenerse para recoger algunas uvas o aceitunas.

Para los amantes del deporte, hay un gimnasio equipado y aguas tranquilas para un paseo en kayak. Pero cuando los vientos soplan fuerte, los kitesurfistas de varias nacionalidades aterrizan allí: la región ha ganado cada vez más fanáticos. También se pueden organizar clases de yoga, sesiones de reiki y masajes para los huéspedes en sus propias instalaciones.

 

La gastronomía está inspirada en el Mediterráneo y el menú busca armonizar a la perfección con los vinos que se producen en la propiedad, como Syrah, Sauvignon Blanc, Pinot Noir, Tannat, Viognier, entre otros. Destacan los deliciosos raviolis de cordero y el ojo de bife a la parrilla, que se puede disfrutar al aire libre, alrededor de una acogedora fogata en las noches de invierno, un verdadero ritual de aromas y sabores.

 

Es en las bajas temperaturas, de hecho, que Casa-Chic acoge a los huéspedes en busca de tranquilidad. Carmelo puede alcanzar los 2 grados bajo cero, nada que un buen vino junto a la chimenea no pueda paliar, y el hotel organiza animadas ceremonias alrededor del fuego.

 

Entre las habitaciones, hay opciones que van desde los 50 metros cuadrados, con living y terraza privada, hasta las casas, que distribuyen en sus 80 metros cuadrados la suite, el salón, la cocina equipada y la terraza con una vista al Río de la Plata.

 

Para llegar a Casa-Chic Carmelo, el condominio cuenta con un puerto para lanchas, y un helipuerto. También es posible alquilar un auto desde Montevideo o Colonia de Sacramento, dos opciones para un "road trip" entre campos verdes, bodegas, queserías y dulce de leche.